El mantenimiento como obligación frente al seguro

      Comentarios desactivados en El mantenimiento como obligación frente al seguro

la ausencia de mantenimiento, una cara opción

Cuando adquirimos una vivienda o al menos tenemos la intención de instalarnos el ella de forma definitiva es casi obligado hacer una reforma en profundidad para sanear la estructura y los servicios antes de uso para acomodarla a nuestras necesidades. Tenemos claro en ese momento la necesidad de realizar un desembolso para modernizar el estado general de uso de la vivienda. Un desembolso que sumar a la hipoteca o a la instalación.

Si la vivienda es muy antigua, además de deshacernos de los muebles, realizamos una nueva instalación de electricidad, gas y agua. Personalmente he conocido una vivienda de 50 años con una instalación eléctrica con el voltaje a 125 V y los cables de la pared forrados en tela. Por supuesto que las bombillas no eran de más de 40 watios de las tradicionales, carecía de instalación de gas y lavadora. Las ventanas fueron cambiadas por unas modernas con puente térmico, lo cual era una ventaja tanto en invierno como en verano para evitar las temperaturas extremas. La única reforma en 50 años. Pero no era la única carencia. La comunidad tampoco había cambiado las conducciones de aguas negras, tan sólo la eléctrica. Se realizó una reforma en la que surgió un problema grave: la necesidad de cambiar la bajante de la comunidad por una rotura detectada en la tubería. Se avisó a su seguro de comunidad. La respuesta fue negativa: sí estaba rota, la pared descubierta, pero ¿tenía 50 años!. No se cubrió el siniestro. la comunidad de propietarios cambió el tramo.

¿qué cubre el seguro?

Sentirse engañado por la compañía en un sentimiento muy extendido. Se tiende a pensar que todo lo que suceda pasa a ser responsabilidad de la compañía. Y para nada. El seguro protege frente a aquellos hechos, previsibles pero inciertos, ajenos a la voluntad del asegurado y que ocasionan un perjuicio patrimonial cuantificable. Además es obligado el mantenimiento, en este caso de la vivienda en un estado aceptable, dado que cuando por ejemplo las tuberías del agua son muy antiguas, su vida útil está caducada y es sólo cuestión de tiempo que se rompan, no de su uso normal.Te pongo otro ejemplo, en este caso de coche:  ¿No crees que debes de cambiar las ruedas antes de que estallen por quedarse sin superficie de rodamiento? De no hacerlo sabremos que vamos a tener un accidente. No sabremos si será en la autopista a 120 km/h o al salir de casa, pero que tarde o temprano nos jugaremos la vida y quedarnos sin coche sí. 

En el mundo rural es rutinario repasar los tejados a finales de verano. Con las primeras lluvias, los canalones llenos de hojas secas o desplazados después del invierno anterior son examinados igual que las tejas rotas o desplazadas. La reparación entre días de lluvia es casi desaconsejada por el riesgo extremo de accidentarnos por la humedad. 

En los pisos sucede lo mismo. Solamente que es el tiempo el que nos obliga a tener presente que mas allá del gusto por cambiar de bañera o a un plato de ducha, instalar aparatos de aire acondicionado en verano, televisores y ordenadores más potentes en enchufes de alumbrado, no de fuerza hacen necesario actualizar las condiciones generales de los servicios.

segurcaixa hogar de adeslas

segurcaixa hogar

El mantenimiento de las compañías ¿suficiente?

Claramente no. SegurCaixa Adeslas ofrece un servicio, fuera de lo que es el seguro multirrriesgo de hogar y hogar completo la posibilidad de utilizar su equipo de reparadores profesionales para, mejorar el precio a pagar por estos servicios profesionales, también acceder a empresas serias, sin problemas de facturación ni de exigencia de responsabilidades y el aspecto más comercial: dar una visibilidad al dinero que año tras año se paga. No recibir nada es una suerte: significa que no ha acontecido un siniestro, la necesidad de ayuda y reparación. Pero es lógico percibirlo como un dinero malgastado. Dicho al revés, hay quien se niega a contratar un seguro de entierro porque piensa que se va a morir antes, no de que sea útil para su familia o el mismo en cualquier momento. El pensamiento consumista, la necesidad de ver materializado cada € gastado, ya sea en forma de un regalo, un servicio o producto extra distorsiona el correcto uso de una póliza de seguro. Vuelvo a decir que lo mejor es contratar cualquier seguro  médico y no necesitar por ejemplo ir al médico. No contratamos Adeslas para saber lo que se siente al enfermar de cáncer, lo hacemos en la creencia de su utilidad en caso de padecer cáncer, porque nos aseguraremos un mejor servicio. Y ajustamos la contratación en la medida de nuestra exigencia, pero como queremos recibir algo más que la promesa de una asistencia Vip, las compañías nos regalan cosas como estas. Pero son un complemento, una ayuda al mantenimiento.