Desokupa Una solución legal extrajudicial a las ocupaciones ilegales de pisos

Soluciones al margen del proceso judicial ordinario de desahucio

otra solución legal y extrajudicial a las viviendas ocupadas

otra solución legal y extrajudicial a las viviendas ocupadas

Este no es un artículo patrocinado. De haberlo sido sólo cambiaría la advertencia.

Soluciones a la ocupación ilegal de viviendas

Desde el seguro se ofrecen dos soluciones a la retención por parte del inquilino de la vivienda alquilada y cuando no sigue abonando el alquiler. Por una parte se cubren los costos legales de la reclamación amistosa, llamada así por ser efectuada fuera de sede judicial; y también la judicial propiamente dicha, incluyendo los honorarios de abogados y procuradores. Durante el tiempo que el inquilino no abone la renta, el seguro no cubriría los gastos de suministros, impuestos, mantenimiento. Por este motivo, y dado que el tiempo medio de resolución efectiva ronda casi el año, en función del mes en el que comienzen los problemas y el lugar de España concreto en el que esté el juzgado encargado del pleito tenga su sede existe otra opción: cobrar el alquiler de la vivienda a través de la compañía de seguros, por contratar esta cobertura el arrendador.

Contratar con la compañía de seguros el pago de la renta y el proceso amistoso o judicial supone una clara ventaja. Por una parte el coste de esta cobertura oscila entre el 5-6% del alquiler. En un piso alquilado por 900€ hablamos de unos 540€, más el resto de la póliza haría un total de 800€ al año. Para ello en primer lugar es necesario que el inquilino tenga una solvencia financiera básica y ello se determina por el tipo de contrato que tiene, la ausencia de deudas y el nivel de ingresos. Es un filtro que deja fuera a personas que están en la economía sumergida, pero por contra hace innecesario aportar avales en forma de mensualidades extras o contratos de fianza superiores. Se puede por parte de la propiedad incluir en pago del seguro en los gastos accesorios al contrato y la ventaja para el inquilino supone no tener que solicitar un caro aval bancario.

¿Y cuando la vivienda cae en malas manos?

No es necesario dejar deshabitada una propiedad para que sea ocupada ilegalmente. El seguro cubriría los daños que habitualmente realizan los desalmados nuevos moradores y también el proceso judicial. No se indemnizan los pagos de suministros ni las rentas dejadas de percibir.

Y la otra solución es recurrir a empresas como Desokupa. Utilizan la presencia física permanente en el acceso a la vivienda imposibilitando que sus moradores pasen al interior. De forma legal se puede negar acceder a una vivienda si las personas que la habitan no tienen un contrato firmado, aunque nunca acceder al interior. Esta empresa contaría con el respaldo físico de personal de control de accesos y el respaldo legal de un contrato firmado con el propietario para presentar ante la Policía en caso de necesitar su colaboración o de que fueran reclamados por los moradores de la vivienda.